NHC

NHC

5 señales que alertan que tu pelo está débil

5 señales que alertan que tu pelo está débil

Tu cabello no se torna frágil, débil o quebradizo de forma súbita, sino que la baja calidad y el mal estado de salud obedecen a una serie de factores. Para saber que tu melena no anda bien, existen señales que alertan de que tu pelo está débil. 
Hoy repasaremos algunos de estos signos para que puedas detectarlos a tiempo y tomar las pertinentes decisiones para mejorar la salud de tu cabello. Puede que tu alimentación esté siendo insuficiente. Puede que no te estés lavando el pelo, que estés usando en exceso el secador o que no escojas los productos de higiene adecuados.

Tu pelo esta débil: 5 síntomas que lo indican

  • Menor densidad capilar. Si percibes que tu volumen ha cambiado y que tu pelo está menos denso puede suceder que exista algún problema de caída o incluso, un comienzo de alopecia que es importante detectar de forma precoz para aplicar el tratamiento adecuado. También puede indicar debilidad de los folículos pilosos.
  • Tus cabellos se rompen con facilidad. El pelo quebradizo es otro claro síntoma de debilidad.  Se detecta cuando notas hebras que se rompen cuando te peinas, tratas de peinar o incluso al pasar los dedos por el cabello. Si el bulbo está conectado, esto significa que su folículo piloso está dañado. Puede haber un vínculo con una alimentación deficiente o un problema capilar.
  • Textura desigual. Cuando pasas los dedos por un mechón de tu cabello, observa cómo lo percibes. ¿Lo sientes suave e uniforme en todo momento o hay protuberancias notables? Las protuberancias y la textura desigual de un mechón de cabello indican que tu melena puede estar sufriendo daños y que hay huecos en las células proteicas.
  • Puntas abiertas notables. Las puntas abiertas normalmente aparecen alrededor de 6 a 8 semanas después de un corte de pelo. Sin embargo, el cabello dañado desarrolla puntas abiertas demasiado pronto, sobre todo en el caso del cabello encrespado, que es el tipo más propenso a las puntas abiertas. Si nota que los extremos de los mechones de su cabello son frágiles y se parten menos de un mes después de un corte, tu pelo está débil y dañado.
  • Apariencia opaca. Si tu melena aparece opaca, floja y sin vida, tu cuero cabelludo y tu melena han sido sobreexpuestas a demasiados productos químicos o incluso a la contaminación. La extrema sequedad, el pelo enmarañado y la textura mate y sin brillo indican falta de proteínas, exceso de productos perjudiciales para el cabello o cutícula dañada.

Como siempre recordamos que la caída normal se sitúa entre 50 y 100 cabellos diario. Por encima de ello, la caída también es un fenómeno al que mirar con lupa.

10 alimentos buenos para el cuero cabelludo que debes conocer

10 alimentos buenos para el cuero cabelludo que debes conocer

Si estás buscando alimentos buenos para el cuero cabelludo, este es tu artículo. Aunque en general todo tu organismo se beneficie de una dieta balanceada y saludable, existen algunos nutrientes específicos necesarios para la salud capilar. El zinc, el magnesio, el selenio, los ácidos omega-3, el hierro, las vitaminas A, C y E o los antioxidantes.
No pierdas ocasión de incorporar a tu dieta de forma regular y sostenida en el tiempo los siguientes alimentos.

Ingredientes para nutrir tu cuero cabelludo que debes consumir

  • Vegetales de hoja verde. Son fundamentales para nutrir el cuero cabelludo y resultan especialmente claves para el fortalecimiento del cabello. Nutrientes fundamentales como las vitaminas A y C. Por tanto, aumenta el consumo de espinaca, acelga, brócoli o lechuga, entre otras.
  • Legumbres. Sobre todo si tienes el cabello quebradizo, debes aumentar su consumo. Las lentejas, los frijoles, las alubias o los garbanzos te brindan un valioso aporte nutricional de proteínas, hierro, zinc y biotina, una sustancia clave para hacer más fuertes los folículos pilosos y tallos capilares.
  • Zanahorias. Famosas por cuidar la vista, estas hortalizas de reluciente color naranja hidratan tu cuero cabelludo, combaten el envejecimiento causado por los radicales libres gracias a su elevado contenido en betacaroteno y aportan nutrientes como el potasio y las vitaminas C y E.
  • Frutas cítricas. El pomelo, las mandarinas o la naranja son claves para tener un pelo suave, sano y fuerte. Junto con el tomate o el brócoli son uno de los principales alimentos con dosis altas de vitamina C, esencial para producir colágeno, esencial para un cabello suave.
  • Pescados azules. La sardina, la caballa, el atún o el salmón te proporcionan los necesarios ácidos grasos Omega-3 que aportan brillo y estimulan el crecimiento de tu pelo al alimentar los folículos pilosos. Ideal para melenas opacas, resacas y débiles.
  • Huevos. Los huevos brindan proteína de origen animal de alto valor biológico, biotina y vitamina B-12, clave para fortalecer los folículos pilosos y renovar los tejidos de tu cuero cabelludo.
  • Frutos secos. Las nueces o las almendras son algunos frutos secos maravillosos para combatir la caída prematura del pelo gracias a sus cantidades de vitamina B, selenio y zinc, todos ellos esenciales.
  • Agua. Cabe recordar siempre la excelsa importancia de permanecer hidratado para que el pelo beba también y esté saludable y con brillo. Se recomiendan unos dos litros por persona de este líquido, cantidad equivalente a ocho vasos diarios.
  • Boniato. También denominado batata o patata dulce, son una gran fuente de betacaroteno, convertido por el cuerpo en vitamina A, siempre estrechamente relacionado con la buena salud del cabello. Solamente una pieza mediana aporta hasta cuatro veces las necesidades diarias de vitamina A.
  • Aguacates. Deliciosos, nutritivos y una gran fuente de grasas saludables, los aguacates también son una excelente fuente de vitamina E, que puede promover el crecimiento del cabello. Un aguacate mediano de unos 200 gramos proporciona el 21% de sus necesidades diarias de vitamina E, un potente antioxidante que combate el estrés oxidativo. Por último, te aportan ácidos grasos esenciales cuya deficiencia se ha relacionado con la pérdida de cabello.

Bulos y mitos sobre el crecimiento del pelo que no te debes creer

Bulos y mitos sobre el crecimiento del pelo que no te debes creer

Son muchos los bulos y mitos sobre el crecimiento del pelo que nos rodean. Los creemos a pies juntillas y repetimos como loros, contribuyendo a extenderlos más todavía. Todos creemos que se nos cae más pelo en una estación del año, que no podemos teñirnos cuando estamos embarazadas o que si corremos la temeridad de arrancarnos una cana… ¡nos saldrán siete!
Desde la web de Maldita.es han decidido desmentir todos estos mitos sobre el crecimiento del pelo y contarnos cuánta verdad o mentira hay tras ellos.

Mitos sobre el crecimiento del pelo: ¡qué no te engañen!

  • El pelo muere en otoño. No es un exactamente un mito, sino que la caida estacional suele coincidir de forma habitual con la época de frío, pero no por lo que piensas. ¡Ni que fueramos árboles! Según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) nuestro cabello se renueva en esta época del año. El pelo se muere en primavera, pero tarda tres meses en caerse. Eso sí, no deberías preocuparte, ya que detrás de uno, hay otro ansioso esperando por nacer. Desde Maldita destacan una investigación que vio la luz en la revista British Journal of Dermatology que concluye que el pelo se renueva más en verano y en otoño, en base a las s realizadas en Google sobre “pérdida de cabello” en ocho países durante 12 años -desde enero de 2004 a octubre de 2016)-.
  • Si me depilo, el pelo sale más gordo, fuerte y oscuro. No, tras depilarte con cuchilla o afeitarte tu pelo no ganará fuerza ni grosor. Un artículo que vio la luz en Scientific American apunta a que nuestra percepción nos engaña: la gente suele comenzar a depilarse en la adolescencia, cuando las hormonas propician que nos crezca el pelo. Por otro lado, el cabello tiene su parte más gruesa en la zona más próxima a la piel.  
  • Si me arranco una cana, se multiplicarán. Este es tal vez el mito más repetido de la lista, pero no está amparado en ninguna evidencia científica. La única certeza sobre las canas es que con la edad salen más, tal y como destaca Ramón Grimalt, Profesor de Dermatología en la Universitat de Barcelona y miembro de la AEDV (Academia Española de Dermatología y Venereología. Arrancarse una cana únicamente provocará que salga otra en el mismo lugar, ya que el folículo no tiene melatonina.
  • No debo teñirme el pelo durante el embarazo. Las pruebas que sugieren que es negativo no son concluyentes, pues son estudios en ratones que han aplicado una cantidad demasiado alta de producto y de forma continua. Es poco probable que una cantidad tan ínfima llegue de la piel a la placenta con consecuencias negativas.

Fuente | Maldita

Ideas de platos y comidas invernales para cuidar la salud de tu pelo

comidas invernales

Ya que hace un par de semanas comenzaba la estación más fría del año, queremos repasar algunas comidas invernales que son buenas para la salud de tu pelo.
En estos meses apetecen sopas, platos de cuchara como los potajes de legumbres y comidas calientes. Ayudan a elevar la temperatura corporal, brindando un aporte de energía, calor y nutrientes frente al frío.
Recibir la luz solar que podamos para no tener déficit en vitamina D también resulta esencial, sin olvidarnos de la actividad física suave y el descanso reparador necesario.

Comidas invernales para tu cabello. ¿Qué nutrientes necesitas?

Cabe recordar que tu cabello precisa nutrientes como la biotina para crecer y fortalecerse, zinc para estimular la proliferación de células, hierro para estimular el sistema inmunológico y combatir el cansancio, ácido fólico, proteínas para tener una gran calidad y textura capilar, calcio para evitar la pérdida de grosor y debilidad, ácidos grasos omega-3, vitaminas A, C y E…
¿Qué comer en invierno para un cabello más sano y fuerte, ajeno a la fragilidad, roturas, pérdida excesiva o apelmazamiento? Estas son algunas comidas invernales ideales para un pelo saludable. 

  • Frutos secos. Típicos de la estación otoñal y fáciles de encontrar en cualquier establecimiento, aportan múltiples nutrientes, desde proteínas y grasas saludables a vitaminas y minerales como el zinc -concentrado en semillas de calabaza-, calcio -abundante en las almendras-, nueces o anacardos. Eso sí, se recomienda comerlos crudos y sin sal. 
  • Verduras de hoja verde. Este invierno prepara muchas espinacas, acelgas, kale o berros. Estos alimentos son una fuente rica en folato, filoquinona, nitrato, a-tocoferol, kaempferol y luteína, además de fibra, agua, clorofila, carotenoides, ácido fólico y vitamina E. Dichas hortalizas tienen propiedades casi infinitas: contribuyen a la regeneración celular, hidratan tu cabello, oxigenan tu sangre y desintoxican tu organismo. 
  • Frutas de temporada. Son imprescindibles, ya que su alto contenido en agua te hidratará, mientras que son una gran fuente de vitaminas, minerales y fibra. Las propias de la temporada invernal son el caqui, las clementinas y naranjas, el pomelo, la granada, las manzanas, el membrillo, la uva o al final de invierno, las fresas.
  • Pescados azules. Los pescados como la sardina, trucha, salmón o atún -también mariscos como los mejillones y las almejas- te proporcionarán ácidos grasos Omega-3 fundamentales para la circulación sanguínea y la irrigación de tu cuero cabelludo. También los encontrarás en frutos secos y aceites vegetales. 
  • Legumbres. Son el ingrediente estrella del invierno y además, destaca su versatilidad para múltiples platos tradicionales de diversos lugares de España. Inunda tus platos de garbanzos, lentejas, frijoles, alubias, edamames o judías para obtener proteína de alto valor biológico, hierro y otros valiosos minerales para tu cabello.
  • Alimentos ricos en vitamina C. Son fundamentales en esta época con escasa exposición solar. Encontrarás este nutriente en cítricos pero en muchos otros alimentos: pimientos, perejil, fresas, albahaca, kiwi o papaya tienen más vitamina C que las naranjas.

No te olvides de reducir o eliminar de la dieta los peligrosos ultraprocesados, priorizar los frescos y comprar de temporada y proximidad. Practica la alimentación consciente, mastica y disfruta de cada porción, dedicando tiempo de calidad a preparar, degustar y hacer la digestión de cada comida.

Pelo y autoestima: cómo afecta tener alopecia al trabajo

Pelo y autoestima: cómo afecta tener alopecia al trabajo

¿Afecta tener alopecia al trabajo? La relación entre pelo y autoestima guarda estrecho vínculo. De hecho, los expertos subrayan tres tipos de pérdida de cabello que pueden asociarse con altos niveles de estrés.  A su vez, la propia alopecia puede desencadenar estrés laboral, situaciones de angustia y episodios de ansiedad. Especialmente cuando la persona es joven, la pérdida es abrupta o la alopecia es irreversible.

Pelo y autoestima: ¿qué tipos de alopecia se asocian con altos niveles de estrés?

  • Efluvio telógeno. En el efluvio telógeno, el estrés significativo empuja a un gran número de folículos capilares a una fase de reposo. En unos pocos meses, los cabellos afectados pueden caerse repentinamente al peinarse o lavarse el cabello.
  • Tricotilomanía. La tricotilomanía es un impulso irresistible para arrancarse el cabello del cuero cabelludo, las cejas u otras áreas del cuerpo. Tirar del cabello puede ser una forma de lidiar con sentimientos negativos o incómodos, como el estrés, la tensión, la soledad, el aburrimiento o la frustración. En muchas ocasiones, la terapia suele resultar de gran ayuda. 
  • Alopecia areata. Entre la amplia variedad de factores que causan alopecia areata, también se encuentra el estrés severo. Cuando esto sucede el sistema inmunitario del cuerpo ataca los folículos capilares y causa la caída del cabello.

Eso sí, el estrés y la caída del cabello no tienen que ser permanentes ni tampoco prolongados enel tiempo. Si tienes el estrés bajo control, tu cabello puede volver a crecer. Siempre es importante cerciorarse de los motivos de las pérdidas de pelo repentinas o irregulares acudiendo a un médico especialista. Este realizará el correcto diagnóstico.
Por otra parte, estudios subrayan que el estrés laboral, la presión y las excesivas jornadas de trabajo acentúan la pérdida de cabello: un informe publicado en la revista Annals of Occupational and Environmental Medicine encontró que los hombres de entre 20 y 30 años que trabajaban al menos 52 horas a la semana perdían el cabello más rápido que aquellos con más horas regulares de oficina. Los hallazgos fueron consistentes en todos los participantes, incluso tras incluir las variables de estilo de vida.
Se cree que el trabajo excesivo y el estrés puede propiciar daños en los folículos y hacer que el cabello ingrese en la fase de «catágeno», el final del crecimiento activo de un cabello.

Cómo tener alopecia disminuye la autoestima en el trabajo

Pelo y autoestima van de la mano en muchos entornos laborales. Un estudio llevado a cabo en Londres por el departamento de Psicología de la Universidad de Westminster confirmó que la alopecia tiene un gran impacto emocional negativo en las personas que la padecen. La encuesta, realizada a 214 participantes. Remarcó que estos sufrieron pérdida de autoestima y confianza, estrés, enfado, angustia y preocupación derivadas de la pérdida de pelo, que en algunos casos puede desembocar en depresión y ansiedad.
¿Qué hacer? La solución pasa por intentar la recuperación capilar en los casos en los que esta resulte posible -a través de técnicas como el cabello sin cirugía- y someterse a terapia psicológica regular en manos de profesionales. Ya sea la alopecia fruto del inevitable proceso de envejecimiento que todos afrontaremos o consecuencia de un tratamiento, operación, enfermedad, proceso hormonal o accidente, es importante aceptarla para evitar sufrimiento y problemas de autoestima que afecten negativamente tanto al trabajo como a la vida personal.
Es fundamental no compararse con los demás, valorarse más allá de la imagen corporal, trabajar la aceptación hacia uno mísmo, identificar las creencias interiorizadas limitantes de las que surge la falta de autoestima y cambiarlas. 

7 errores con las mascarillas para el pelo que cometes a menudo

7 errores con las mascarillas para el pelo que cometes a menudo

Seguro que en alguna ocasión has cometido errores con las mascarillas para el pelo, sobre todo aquellos más comunes entre la gente debido a falsos mitos o falta de información. Hoy les echaremos un vistazo para que puedas aprovechar al máximo este tipo de productos.
Antes de nada, y como bien sabrás, las mascarillas de pelo son un refuerzo de hidratación con múltiples propiedades capilares que se dejan actuar durante un período de tiempo entre 5 y 20 minutos, tras haber aplicado el champú y el acondicionador.
Existen muchas variantes comerciales y de las principales casas de cosmética pero también pueden hacerse caseras, más naturales, económicas y respetuosas con el medio ambiente. Según tengas el pelo débil, seco, enredado, encrespado o ralo podrás usar unos ingredientes u otros. Algunos de los más comunes son el aceite de oliva, el aguacate, el huevo, los aceites esenciales o la cerveza.
¿Quieres saber cuáles son los errores con las mascarillas para el pelo que arruinan tus buenas intenciones? Sigue leyendo.

7 errores con las mascarillas para el pelo que debes evitar

  • Usar una mascarilla cualquiera. No puedes deambular por el pasillo del supermercado y arrojar al carrito una mascarilla cualquiera sin leer sus espeficiaciones o adquirir un producto ajustado a las características de tu pelo o a la función que deseas conseguir. Selecciona la mascarilla según quieras purificar, hidratar, regenerar, y siempre para cabello graso, seco, rizado… ¡para tu melena en concreto!
  • Extremar la frecuencia de uso. Los expertos lo tienen claro, y es que las mascarillas deben usarse una vez a la semana, dos a lo sumo como mucho. Utilizarla cada vez que te lavas el pelo o incluso a diario puede causar efectos contrarios a los deseados, como engrasar tu pelo. 
  • Retirarla tras echarla. Para conseguir el resultado esperado y maximizar su potencial, la mascarilla debe actuar durante varios minutos, ya sean los indicados por el fabricante o los recomendados en el caso de las mezclas naturales elaboradas en casa. Aprovecha para cerrar el agua y realizar otras acciones, como depilarte, exfoliar tu piel o cualquier otra cosa. Aclárala siempre que puedas con agua tibia, y acaba con agua fría para que la cutícula se cierre. Retírala de forma delicada.
  • Echar la cantidad incorrecta de producto. Por supuesto, esto depende en parte del largo de tu melena, de su cantidad, densidad y volumen. Normalmente, basta con una porción del tamaño de una nuez. No apliques mascarilla de más, o la estarás desperdiciando inútilmente.
  • Aplicarla por todo el cabello. Algunas mascarillas se echan por toda la cabeza, desde la raíz capilar, pero la gran mayoría se aplican al igual que los acondicionadores: de medios a puntas. 
  • Echártela bruscamente. Aplícala con suavidad y a través de un suave masaje, con mimo.
  • Utilizar siempre la misma. Probablemente, en otoño tu cabello sufra caída estacional, en verano se seque debido al contacto con el salitre y el calor, o en algunas épocas se vuelva más frágil y quebradizo. No uses siempre la misma mascarilla: adáptala a tu pelo y a sus renovadas necesidades para sacar el máximo partido de estas milagrosas sustancias.

5 claves para que el pelo seco no sufra en invierno

5 claves para que el pelo seco no sufra en invierno

Cada tipo de cabello es un mundo y exige unos cuidados diferentes, así como unos productos específicos. Hoy queremos contarte cómo cuidar mejor el pelo seco en invierno. Si en otros momentos compartimos contigo algunos remedios para evitar la sequedad o las mejores mascarillas para el pelo seco, en esta ocasión queremos ayudarte a que tu melena tenga la mejor salud y aspecto posible en la época más fría del año.
Durante el invierno el pelo puede perder vigor, brillo y elasticidad. A la caída estacional propia del otoño se une el exceso de humedad, el contacto del pelo con la lluvia o con la nieve, el frío extremo, los cambios bruscos de temperatura, el mayor uso del secador y un largo etcétera. ¿Qué hacer si tienes el pelo seco en invierno? Por lo pronto, seguir las siguientes recomendaciones.

5 claves para el pelo seco en invierno

  • Protege tu melen. Ante las precipitaciones abundantes o el frío, es importante cuidar de tu cabellera. Por eso, te recomendamos no olvidarte del paraguas en casa y además, usar gorro. Reducirás el estrés al que sometes a tu pelo y evitarás el exceso de humedad. Guantes, orejeras o bufanda también son bienvenidas: es importante tener la nuca o las orejas calentitas.
  • Hidratación a tope. Al igual que el frío agrieta tus labios o afecta negativamente a tu piel, también incide sobre tu cabello, que pide a gritos que lo hidrates. Emplea un champú y un acondicionador hidratantes y específicos para pelo seco durante estos meses. Además, prepara tus propias mascarillas caseras con ingredientes como aloe vera, yogur, plátano, miel, aceite de oliva, aguacate o huevo.
  • Evita el secador en la medida de lo posible. El aire seco y caliente del secador es perjudicial para tu cabello. Intenta reducir la frecuencia de lavado para que no sea diaria, y cuando te lo seques, mantén una distancia mínima de al menos veinte o treinta centímetros entre el secador y tu melena, optando por una temperatura fresca o tibia. Tampoco abuses de las tenacillas o de la plancha del pelo, que resecarán y debilitarán todavía más tu cabello. 
  • Menos es más. Opta por productos naturales, no eches demasiada cantidad y no abuses de espumas, gominas, sprays y otros productos para el cabello, ya que lo estresan y resecan todavía más. Puedes optar por los champús en pastilla, más ecológicos y respetuosos con el medio ambiente.
  • Sanea tus puntas abiertas periódicamente. Córtate las puntas en algún momento del invierno, entre 5 y 15 centímetros dependiendo de lo estropeado que esté tu pelo. Así, prevendrás problemas como un incremento de la sequedad y por supuesto, las puntas abiertas.

Para terminar, tanto si tienes el pelo seco como graso, no olvides cuidar tu alimentación, relajarte a la hora de dormir, practicar ejercicio habitualmente y optar por buenos hábitos, desdeñando el tabaquismo y el consumo de alcohol.

5 errores al lavarte el pelo que cometes con frecuencia

5 errores al lavarte el pelo

Existen numerosos errores al lavarte el pelo de los que probablemente no te percatas. Éstos pueden fastidiar tu salud capilar, deteriorar la apariencia de tu melena y ensuciar tu cabello antes de lo esperado.
Hoy te contaremos cuáles son los principales errores al lavar la melena. Así puedes no volver a cometerlos y beneficiar a tu organismo.

5 errores al lavarte el pelo que debes abandonar cuanto antes

  • No aplicar adecuadamente el champú. Muchas personas olvidan que lo importante reside en la raíz y la parte superior de la melena, ya que es el lugar en el que se acumulan las bacterias y residuos. Ahí es donde el cuero cabelludo contiene piel muerta, sebo o suciedad. Por otra parte, es importante buscar un producto adecuado para tu tipo de pelo. Ya sea este fino, grueso, seco, débil, graso, etc… ¡No vale cualquier champú! Si teniendo un pelo tendente a la grasa utilizas un champú para pelo seco, empeorarás las cosas.
  • ¡Y cuidado con el acondicionador! No te lo saltes, especialmente si tu cabello tiene tenencia a enredarse. Es un producto fundamental para evitar la caída excesiva de pelo durante el cepillado. Suavizas las puntas y previenes la rotura. Si te echas acondicionador -siempre de medios a puntas, nunca más arriba para no engrasar tu cabello- tu pelo te lo agradecerá. Ganarás en brillo y suavidad. Echa la cantidad adecuada tanto de acondicionador como de champú. Sin pasarte con la cantidad. Recuerda que menos es más.
  • Escatimar en calidad. Busca buenos productos adecuados a tu cabello. No uses toda la vida el mismo champú. Realiza pruebas para comprobar cuáles son aquellos que mejor te sientan. Aquellos de mala calidad pueden generar una respuesta de la flora bacteriana en el cuero cabelludo. Pueden provocar irritación y desequilibro en el ph. Usar el champú inadecuado puede provocar la aparición de caspa o volverlo quebradizo, demasiado seco o demasiado graso. Escoge el ideal para tus características. Y recuerda secarlo con una toalla con suavidad y desenredarlo con cuidado si no quieres provocar caída.
  • Agua ardiendo. Si quieres calor extremo, acude a la sauna, pero ni a tu piel ni a tu pelo les haces ningún favor duchándote a diario con agua demasiado caliente. Las altas temperaturas perjudican a tu pelo abriendo excesivamente la cutícula y partiendo la fibra. Es importante empapar tu melena en agua tibia antes de aplicar el champú y el acondicionador y aclarar finalmente con agua fría para aclarar la cutícula y aportar brillo.
  • Lavarlo a diario por sistema. No existe una frecuencia estática ni obligada ni universal para todo el mundo en lo tocante a lavarse el cabello, pero salvo que hagas mucho deporte a diario -el sudor ensucia mucho el pelo- o lo tengas excesivamente graso, los expertos recomiendan no lavarlo a diario, y en todo caso, hacerlo en días alternos. Uno de los principales motivos es que el cuero cabelludo tiene sus propios aceites naturales y que lavarlo a diario también genera un círculo vicioso en el que se engrasa más.

Especias que previenen el cáncer (y que debes incorporar a tu dieta)

Especias que previenen el cancer

Las especias son, dentro de la alimentación, excelentes aliadas para combatir numerosas enfermedades, sentirte mejor y reducir el riesgo de padecer diabetes, obesidad o algunos tipos de cáncer. Sus componentes y nutrientes específicos pueden impedir la formación de células tumorales, combatir la inflamación o depurar tu organismo.
Centrándonos en la prevención del cáncer, estas son algunas de las hierbas y especias más importantes que deberías incluir en tu dieta.

Especias útiles para prevenir el cáncer que no pueden faltar en tu cocina

  • Ajo: Es el propio Instituto Nacional del Cáncer el que indica la relación entre la subida de la ingesta de ajo y la reducción de alguno tipos de cáncer como el de mama, páncreas, estómago, colon y esófago, según señalan diversos estudios demográficos. Esta hortaliza tan destacada en la dieta mediterránea contiene compuestos orgánicos de azufre con propiedades anticancerígenas que además, fortalecen el sistema inmune.
  • Jengibre: De dilatado uso medicinal por parte de tradiciones milenarias, el jengibre tiene propiedades antitumorales, como la sustancia 6-gingerol, que previene el cáncer colorrectal. Una investigación reciente elaborada en la Universidad estatal de Georgia logró reducir el tamaño de los tumores de próstata hasta un 56% en roedores gracias al extracto de jengibre. También es antivomitivo, bueno para el aparato digestivo y reductor del colesterol malo. Se recomiendan entre tres y diez gramos de jengibre fresco al día.
  • Canela: Esta especia, cuyo olor y sabor se deben al cinamaldehído, tiene grandes propiedades para tu salud y metabolismo. Reduce los niveles de LDL, tonifica el estómago y alivia la acidez y además, favorece la circulación y es antioxidante.
  • Cúrcuma: La reina de la cocina asiática es uno de los más potentes antiinflamatorios conocidos, que además, mejora la concentración, la memoria o el estado de ánimo. En su composición destaca la curcumina.  Esta sustancia es polifenol antixoidante que bloquea proteínas relativas al cáncer gastrointestinal y destruye las células cancerígenas. En la India se consume a diario una proporción media de 1,5 a 2 gramos.
  • Orégano: Existe una sustancia presente en esta rica hierba llamada carvacrol. Pues bien, según un estudio realizado en la Universidad Long Island es capaz de originar la muerte célular de los tumores de próstata.
  • Pimienta cayena: Actúa como agente tóxico para las células cancerígenas, es antioxidante y su capsaicina es la sustancia responsable de prevenir el cáncer de intestino, colorrectal y de próstata. De regalo, diversos estudios científicos confirman que el picante puede alargar la vida.
  • Tomillo: Buenas noticias si te gusta condimentar tus platos con el delicioso tomillo -o degustar infusiones a partir de esta hierba-. En el tomillo abundan flavonoides y terpenos, con efectos citotóxicos para matar las células cancerosas.

5 consejos para sanear el pelo cuando acabe el verano

5 consejos para sanear el pelo cuando acabe el verano

Nada dorado puede permanecer, decía la famosa Novela de Rebeldes. Eso sucede con el verano, que poco a poco languidece y en un par de semanas tocará a su fin, sustituyendo los días largos de sol, playa y salitre por jornadas otoñales más frescas y surcadas de setas, hojas secas y paseos matutinos.
Durante el período estival es habitual que el pelo se deteriore, puesto que nos bañamos con frecuencia en el mar, exponemos la melena al sol, lo lavamos y recogemos con mayor frecuencia y estamos más expuestos a factores ambientales como el calor y la humedad. Por eso, hoy queremos compartir contigo cinco trucos o consejos valiosos para sanear el pelo cuando acabe el verano.
Sigue leyendo si quieres empezar el otoño con buen pie.

5 trucos para sanear el pelo al acabar las vacaciones

Así puedes dejar tu melena como nueva al finalizar el verano.

  • Hidratación a tope: Aunque te avisamos de que llevases gorra o pañuelo y apostases por no exponerte a las horas punta, es probable que la incidencia de los rayos del sol haya hecho mella en tu cabello. Si lo notas seco, estropajoso y falto de brillo, ha llegado la hora de aplicar un tratamiento hidratante. Si pasas de uno convencional, puedes apostar por una de las sencillas y nutritivas mascarillas caseras que te explicamos cómo hacer, paso a paso, en este artículo. ¡Tampoco olvides beber mucha agua!
  • Adiós a las puntas abiertas: Un pequeño (o grande) corte de pelo no está de más al finalizar el verano. Cortar las puntas abiertas te permitirá que el pelo crezca más rápido, fuerte y robusto, evitando nudos, roturas y la apariencia laxa y desmejorada del cabello estropeado. Tras deshacer las maletas, no olvides visitar a tu peluquera favorita.
  • Evita el secador: Aprovecha que durante septiembre y octubre las temperaturas son lo suficientemente agradables para permitir que tu pelo se seque al aire libre o al menos, emplea el secador en frío y con una distancia superior a 30 centímetros de tu cabeza. Recuerda que las fuentes de calor, incluyendo tenacillas o planchas del pelo, pueden quemarlo y restarle tanto vigor como brillo.
  • Cuida tu alimentación: Es probable que durante el verano hayas dado rienda algún exceso, hayas bebido más alcohol del recomendado o tu alimentación no haya sido la más óptima. Para la `vuelta al cole´ desdeña ultraprocesados, azúcares refinados, carnes rojas o fritos y apuesta por una dieta rica y completa basada en granos enteros, pescado, vegetales y frutas frescas y de temporada, legumbres y frutos secos. Tanto tu cabello como el resto de tu organismo te lo agradecerán.
  • Champús naturales: Desdeña los productos para tu pelo que tengan parabenos o siliconas. Estos lo muestran brillante pero secan, opaca y deterioran tu melena a largo plazo, puesto que taponan la cutícula, asfixiando la entrada de nutrientes a tu cuero cabelludo.

¿Ya tienes claro todo lo que necesitas para sanear tu pelo después del verano? ¡Te deseamos un feliz retorno a la rutina!