NHC

NHC

¿Qué es el eczema seborreico y cómo combatirlo?

¿Qué es el eczema seborreico y cómo combatirlo?



¿Qué es el eczema seborreico y cómo combatirlo?

¿Sabes lo qué es el eczema seborreico y cómo puedes luchar contra él? También conocido como dermatitis seborreica, se trata de uno de los problemas más comunes que puede sufrir tu cuero cabelludo. También afecta a otras áreas de tu cuerpo, como tu rostro, tu nuca o la cara interior del oído. Se puede manifestar en la frente, cejas, alrededor de la nariz o del mentón, orejas, centro del pecho, parte alta de la espalda, ingles y axilas.


El eczema seborreico se trata de una afección inflamatoria de carácter cutáneo por la cual se forman escamas. Con tonalidades blanquecinas o amarillentas en áreas grasosas, a veces acompañadas de enrojecimiento cutáneo. En cuanto a las causas son desconocidas y las teorías apuntan a una combinación de factores como la genética, los cambios en el funcionamiento de la barrera cutánea, infecciones bacterianes, los hongos levaduriformes y la actividad de las glándulas sebáceas.

¿Qué es el eczema seborreico y cómo combatirlo?
NHC Centros Capilares y Soluciones para tratamientos oncológicos


A la hora de padecer la dermatitis seborreica hay factores de riesgo. Serás más propenso a padecerlo si vives en un lugar con clima extremo, sufres estrés o cansancio crónico. Si tienes acné o la piel muy grasa, consumes excesivo alcohol, padeces problemas de obesidad o tienes trastornos del sistema nervioso, traumatismos craneales o accidentes cerebrovasculares. El eczema seborreico es más grave en pacientes con la infección del VIH o en pacientes de enfermedades neurológicas como el Parkinson.


Sin embargo, el eczema seborreico no debe desencadenar excesiva preocupación. Es un trastorno inflamatorio benigno de la piel. Tiene un carácter muy frecuente en la población general y eso sí, suele ser crónico. Entre los grupos de población más afectados hallamos a los bebés lactantes y a los adultos. En los lactantes se caracteriza por la costra láctea en el cuero cabelludo y su extensión amplia por el cuerpo. Aunque no puedas prevenirlo, es importante no usar cosméticos grasos o irritantes, combatir el estrés y la ansiedad, evitar consumir alcohol, protegerse de las bajas temperaturas y cuidar la higiene diaria.

¿Cómo se trata el eczema seborreico?

En los recién nacidos suele resolverse de forma espontánea, mientras que la evolución en adultos es crónica, con fases de mejora y empeoramiento con brotes más intensos.
Para su tratamiento los especialistas recomiendan productos de higiene diaria destinados a eliminar el exceso de sebo y la descamación. Deben ser productos astringentes, antiinflamatorios -como el corticoide de baja potencia- y antimicóticos -como los derivados de los azoles-. Por otro lado, todos los cosméticos debe estar libres de grasas (oil-free).
Por último, cabe destacar que el eczema seborreico puede mejorar con la exposición solar moderada.


Fuentes | Parc de Salut Barcelona/MedlinePlus

Cuáles son los tipos de cáncer más comunes en España

tipos de cáncer más comunes en España



¿Cuáles son los tipos de cáncer más comunes en España?

Seguramente no sepas cuáles son los tipos de cáncer más comunes en España. Hoy, nos basaremos en los datos más recientes y en estudios oficiales para darte a conocer cuáles son los tipos de esta enfermedad. La que más se diagnostican en nuestro país, donde al año surgen más de 200.000 nuevos casos de cáncer. 

Tipos de cáncer más comunes en España y tipos en aumento

Atendiendo a las cifras aportadas por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), más de la mitad de los casos de cáncer en España corresponden, en orden de mayor a menor incidencia, a cáncer colorrectal, cáncer de próstata, cáncer de mama, cáncer de pulmón y cáncer de estómago. Otra tendencia de los últimos años apunta a un mayor auge del melanoma. Afecta de forma especial a la población joven.

Cabe diferenciar la incidencia – el número de casos nuevos de una enfermedad en una población y en un periodo determinados. Puede expresarse como el número absoluto de casos nuevos en un año o como tasas- de la mortalidad. Los tipos de cáncer que ocasionan más fallecimientos en España están liderados con diferencia por el cáncer de pulmón. Seguido del cáncer colorrectal y a mayor distancia los tumores de mama, próstata y estómago. El diagnóstico precoz incrementa, en los casos de cáncer de mama, próstata y colorrectal, las posibilidades de curación.

tipos de cáncer más comunes en España
NHC Centros Capilares y Soluciones para tratamientos oncológicos

El cáncer es, también en España, una de las principales causas de morbilidad. El número de tumores diagnosticados en España en el año 2019 alcanzará los 277.234. Según las estimaciones de REDECAN, en comparación con los 247.771 casos diagnosticados en el año 2015: 148.827 en varones y 98.944 en mujeres.

Los cánceres más frecuentes diagnosticados en España en 2019 según SEOM serán los de colon y recto (44.937 nuevos casos). Seguidos de próstata (34.394), mama (32.536), pulmón (29.503) y vejiga urinaria (23.819). 

Un dato relevante a destacar es el continuo descenso del cáncer gástrico en España en las últimas décadas. Es el quinto en frecuencia en varones en España en las estimaciones realizadas por REDECAN para el año 2015. La tendencia se equipara al resto de países occidentales, pese a que nivel mundial el cáncer gástrico sigue siendo de los más frecuentes. La bajada está relacionada con factores como las modificaciones dietéticas. El descenso en el consumo de tabaco y alcohol y la reducción de la incidencia de la infección por Helicobacter pylori.

Además, según el informe titulado Las cifras del cáncer en España, un documento de carácter anual y editado por la Sociedad Española de Oncología Médica, los cánceres más frecuentemente diagnosticados en mujeres en España han sido este año los de mama y colon y recto. A mucha distancia, los siguientes tumores más frecuentes serán los de pulmón, cuerpo uterino, vejiga urinaria, linfomas no Hodgkin y el cáncer de tiroides, todos ellos con más de 4.000 casos al año. El cáncer de pulmón ha subido posiciones entre las mujeres, probablemente debido al incremento del consumo de tabaco en mujeres, de carácter más tardío.

7 cosas que son cancerígenas y probablemente no lo sabías

siete cosas que son cancerígenas y que no sabias



7 cosas que son cancerígenas y probablemente no lo sabías

siete cosas que son cancerígenas y que no sabias
NHC Centros Capilares y Soluciones para tratamientos oncológicos

7 cosas que son cancerígenas y probablemente no sabías en un principio. Entre las cosas que son cancerígenas destacan muchos hábitos cotidianos a los que probablemente no prestas la suficiente atención. Si con la llegada del otoño has decidido cuidar tu salud y dar más importancia a los pequeños gestos de cada día, repasamos estas cosas. ¡Huye de ellas como de la pólvora!

Cosas que son cancerígenas y que debes evitar tener cerca

  • Fumadores cerca. Puede que no fumes o que hayas abandonado este nocivo hábito que mata a la mitad de sus consumidores. Propicia cerca de 8 millones de defunciones al año, según la propia Organización Mundial de la Salud. Pero puede que no sepas que de esta cifra, 7 millones mueren directamente por fumar. Un 1,2 millones por la exposición involuntaria al humo del cigarro. Por tanto, recuerda que si no quieres exponerte a los cerca de 70 tipos distintos de químicos tóxicos presentes en el tabaco, no permitas que se fume en casa. Si estás con fumadores, pídeles que fumen al aire libre. Recuerda, son 7 cosas que son cancerígenas y probablemente no lo sabías
  • Obesidad. El exceso de tejido adiposo produce cantidades excesivas de estrógeno. Además otras hormonas que pueden estimular el crecimiento y la proliferación celular. Y una inflamación crónica, que con el tiempo puede dañar el ADN y constituye causa de cáncer. La obesidad está asociada según un amplio corpus de investigaciones científicas con mayor riesgo de colon, mama o endometrio.
  • Ignorar el protector solar. El protector solar -también en los meses de otoño e invierno- puede ayudar a prevenir el cáncer de piel. Así como el envejecimiento prematuro. Para tener el beneficio completo debes echarte protector solar unos 15 o 30 minutos antes de salir al aire libre. Así los ingredientes se puedan unir completamente a tu piel y volver a aplicar la misma cantidad de 1 onza cada dos horas. Tambien inmediatamente después de nadar o sudar. Aunque esté nublado necesitas igualmente protector solar, ya que hasta el 40 por ciento de la radiación ultravioleta aún llega en un día totalmente cubierto.
  • Mala alimentación después de los 65. Si has soplado ya las 65 velitas, debes extremar especialmente el cuidado sobre tu alimentación. Evita el tabaco y el alcohol. Una cuarta parte de los nuevos casos de cáncer se diagnostican en personas entre 65 y 74 años, según el Instituto Nacional del Cáncer estadounidense. La evidencia disponible muestra que una dieta con alimentos vegetales variados como verduras, frutas, granos enteros y legumbres contribuye significativamente a reducir el riesgo de muchos tipos de cáncer. Aun nos quedan algunas de las 7 cosas que son cancerígenas y no lo sabías.
  • Pasar el día sentado. El sedentarismo es un factor de riesgo para múltiples enfermedades. Obesidad o la diabetes tipo 2. En torno al cáncer, un grupo de científicos alemanes analizó 43 estudios observacionales, que incluyeron a más de 4 millones de personas y casi 70.000 casos de cáncer. Descubrieron que dos horas adicionales de comportamiento sedentario se relacionaban con un aumento del 8 por ciento en el riesgo de cáncer de colon. Un aumento del 10 por ciento en el riesgo de cáncer de endometrio. Un aumento del 6 por ciento en el riesgo de cáncer de pulmón. En otro estudio, investigadores de la Sociedad Estadounidense del Cáncer descubrieron que las mujeres que pasan su tiempo libre sentadas corren un mayor riesgo de desarrollar mieloma, cáncer de mama y de ovario.
  • Dormir con la tele encendida. Aunque es un factor menos estudiado, investigaciones sugieren que exponer nuestros cuerpos a la luz artificial por la noche aumenta el riesgo de ciertos tipos de cáncer, como los de mama y próstata. Esto apareció en un artículo publicado en la revista Environmental Health Perspectives. Existe alguna evidencia de que las mujeres que trabajan en turnos nocturnos han mostrado tasas ligeramente más altas de cáncer de mama, mientras que las mujeres ciegas han mostrado una disminución de los riesgos. Y un estudio de 164 países indicó que aquellos con niveles generales más altos de luz artificial en la noche se asociaron con una mayor incidencia de cáncer de seno. Entre las razones podría hallarse una menor producción de melatonina, la hormona que regula el ciclo del sueño y funciona como un poderoso antioxidante.
  • Barbacoa quemada: No deberías abusar de la carne muy hecha, ya que asar o freír carnes a las altas temperaturas crea HCA (aminas heterocíclicas) y HAP (hidrocarburos aromáticos policíclicos), sustancias químicas que han demostrado causar cambios en el ADN que pueden aumentar el riesgo de cáncer. En estudios con animales, la exposición a esta sustancia formada en carnes cocinadas a 300 ° F o más, conduce al desarrollo de tumores en los senos, colon, próstata y otros órganos. Los HAP se forman cuando la grasa y los jugos de la carne gotean sobre el fuego abierto o las brasas, causando llamas y humo que se depositan en los alimentos. Aunque los investigadores no han establecido un vínculo definitivo entre la exposición a HCA y HAP de las carnes cocidas y el cáncer en humanos, los estudios epidemiológicos han demostrado que el consumo regular de carnes bien hechas, fritas o asadas se asocia con un mayor riesgo de cáncer colorrectal, pancreático y de próstata.

Así pues, ya sabes al menos 7 cosas que son cancerígenas y que propiamente no sabias.

5 hábitos cancerígenos que debes abandonar cuanto antes

hábitos cancerígenos a evitar



5 hábitos cancerígenos que debes abandonar cuanto antes

hábitos cancerígenos a evitar
NHC Centros Capilares y Soluciones para tratamientos oncológicos

Aunque el azar es cruel e imprevisible y resuta imposible prevenir la aparición de ninguna enfermedad al 100%, las posibilidades de desarrollar cáncer se ven afectadas por las elecciones de estilo de vida. La alimentación, el deporte, el descanso, el ambiente. La exposición a determinadas sustancias, el sedentarismo o los hábitos diarios tienen una potente incidencia sobre el cáncer. Pueden contribuir a prevenirlo o incrementar el riesgo de padecerlo.

Por ello, hoy queremos hablarte de algunos hábitos cancerígenos que debes abandonar lo antes posible. Muchos implican fuerza de voluntad. Otros planificación y disiciplina. Pero todos ellos te ayudarán a encontrarte mejor, a prolongar tu esperanza de vida y a prevenir no solamente el cáncer. También enfermedades como los accidentes cerebrovasculares, la diabetes, la obesidad o la hipertensión.

5 hábitos cancerígenos a los que decir adiós este otoño

Aprovecha la llegada del otoño para despedirte de los siguientes hábitos cancerígenos:

  • Bye bye tabaco. Todos los tipos de tabaco tienen estrecha relación con varios tipos de cáncer. Pulmón, boca, garganta, laringe, páncreas, vejiga, cuello uterino y riñón. El tabaco de mascar se ha relacionado con el cáncer de la cavidad oral y el páncreas. Incluso aunque no fumes, la exposición al tabaco como fumador pasivo incrementa sustancialmente las papeletas de padecer cáncer de pulmón.
  • Exposición a la contaminación. Si vas a cambiar de lugar de residencia, fíjate en la calidad del aire. Según la OMS 2016, el 91% de la población vivía en lugares donde no se respetaban los parámetros sobre la calidad del aire. Cada año, la contaminación atmosférica propicia 4,2 millones de muertes prematuras. La contaminación ambiental del aire, el agua y el suelo por productos químicos carcinógenos causa entre el 1% y el 4% de todos los casos de cáncer.
  • Despídete de una dieta que te envenena. Una dieta saludable es, probablemente, la mejor apuesta que puedes hacer contra el cáncer. Algunas de las cosas que puedes hacer son incrementar el consumo de frutas y verduras. Así como otros alimentos de origen vegetal como semillas, granos enteros, legumbres y frutos secos. Debes reducir los azúcares refinados, las grasas saturadas, los procesados y ultraprocesados y en especial, las carnes de este tipo. Un informe de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer concluyó que la ingesta excesiva de carne roja aumenta la posibilidad de sufrir varios tipos de cáncer.
  • Goodbye sedentarismo. Los adultos que participan en cualquier cantidad de actividad física obtienen algunos beneficios para la salud. Pero para obtener beneficios sustanciales para la salud, trate de obtener al menos 150 minutos a la semana de actividad aeróbica moderada o 75 minutos a la semana de actividad aeróbica vigorosa. Lo ideal es apostar por al menos 30 minutos de actividad física en su rutina diaria.
  • Huye del sobrepeso. Mantener un peso saludable podría reducir el riesgo de varios tipos de cáncer, incluido el de mama, próstata, pulmón, colon y riñón. El peso ideal es un rango en kilos recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que sugiere, según la estatura y contextura de la persona, el peso que aproximadamente debe tener una persona. Tal y como se puede apreciar en la siguiente tabla.

Crédito: Organización Mundial de la SaludCabe destacar que las mujeres que comen una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra y nueces mixtas pueden tener un riesgo reducido de cáncer de mama. La dieta mediterránea se centra principalmente en alimentos de origen vegetal. Frutas y verduras, granos integrales, legumbres y nueces. Las personas que siguen la dieta mediterránea eligen grasas saludables, como el aceite de oliva en lugar de la mantequilla y el pescado en lugar de la carne roja.
Abandonar el alcohol -ligado a cáncer de mama, colon, pulmón, riñón e hígado- o protegerse del sol. Así como evitar el solarium y vacunarse contra infecciones virales como la hepatitis B o el papiloma humano también son consejos recomendables para prevenir el cáncer.

Fuente | Mayo Clinic

Anemia, cómo afecta a tu pelo

Cómo afecta la anemia a tu pelo



Anemia, cómo afecta a tu pelo

La anemia se trata de una de las enfermedades que más afectan a tu cabello, así como a tu piel y a tus uñas. En este artículo te contaremos en qué consiste esta enfermedad, cuáles son sus principales síntomas, cómo prevenir su aparición y cuáles son sus principales tratamientos.Cómo afecta la anemia a tu pelo

En primer lugar, la anemia es una afección por la cual la cifra de hemoglobina está disminuida en los glóbulos rojos. Estos son encargados de suministrar el oxígeno a los tejidos del organismo. Esta enfermedad obedece principalmente a tres causas: hemorragia, falta de producción de glóbulos rojos y mayor velocidad de destrucción de los mismos. A su vez, los factores tras estas causas son sumamente variados. Pueden estar originados por problemas renales, celiaquía, cambios hormonales, cirugías o alimentación ineficiente, así como determinados medicamentos, colitis ulcerosa, cáncer y otras enfermedades crónicas.

¿Qué síntomas me indican que padezco anemia?

Una persona con anemia se siente fatigada y débil, falta de energía y permanentemente cansada. También experimenta dificultad para respirar, palpitaciones, mareos y palidez, pues la piel suele cambiar de color. La presión arterial disminuye, y en los casos más severos puede derivar en soplo cardíaco, angina de pecho e infarto de miocardio.

Uno de los tipos de anemia más frecuencia es la provocada por una alimentación deficiente. Es preciso consumir más hierro -anemia ferropénica- y vitaminas como la B12, así como otros nutrientes como el ácido fólico, En un elevado número de casos la piel cambia de color, las uñas se vuelven más débiles, blandas y quebradizas y también el pelo se resiente, perdiendo brillo, volumen, fuerza y vigor. La melena se vuelve más frágil, propensa a la caída y opaca debido a la carencia de nutrientes.

Healthy product rich of iron. Natural sources of ferrum. Selective focus

Uno de los tratamientos más habituales es realizar cambios en la alimentación. Debemos incrementando el consumo de hierro -presente en frutos secos, vegetales de hoja verde, lentejas, garbanzos o cereales-. De Vitamina B12 -que encontrarás en huevos, pescados y carnes- o ácido fólico -que puedes encontrar en legumbres, aguacate, fresas, judías o plátanos-. En algunos casos los médicos prescriben suplementos vitamínicos. Por otra parte, los casos más graves requieren intervenciones como transplante de células madre, transfusiones de sangre o cirugías.

Si atendemos a las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, 4.000 millones de personas en el planeta padecen anemia. Las mitad sufre anemia ferropénica.

Actualmente hay en el mundo más de 4.000 millones de personas con déficit de hierro y algo más de la mitad padecen anemia ferropénica (un 15 por ciento de la población mundial), según datos de la Organización Mundial de la Salud. En España, se estima que el 20 por ciento de las mujeres en edad fértil, el 40 por ciento de las gestantes y el 15 por ciento de los adolescentes experimentan anemia ferropénica Por ello, es fundamental que cuides tu alimentación y acudas a tu médico si detectas cualquiera de los síntomas antes señalados.