NHC

NHC

Depresión en otoño: qué es el SAD o trastorno afectivo estacional

depresión en otoño



Depresión en otoño: qué es el SAD o trastorno afectivo estacional

Muchas personas experimentan un pico de depresión en otoño, ven agravada su ansiedad o no se encuentran bien anímicamente durante los meses de otoño e invierno. En algunos casos, este trastorno obedece al SAD o trastorno afectivo estacionalEs más común en tres segmentos de población: las mujeres, las personas jóvenes y aquellas que viven lejos del ecuador.

Depresión en otoño. ¿Tengo trastorno afectivo estacional?

Por supuesto, siempre debes consultar con tu médico los posibles síntomas de depresión. El síndrome afectivo estacional no debe confundirse con la tristeza o melancolía que habitualmente asociamos al clima más frío, a la lluvia o la oscuridad del otoño y del invierno. Este trastorno se caracteriza por la fatiga, la escasa energía, las alteraciones en el sueño normal -ya sea por exceso o por defecto-, irritabilidad, desesperanza y cambios de peso, en parte por el deseo de ingerir carbohidratos. Por otra parte, en muchas personas son recurrentes los pensamientos de muerte o suicidio.

depresión en otoño
NHC Centros Capilares y Soluciones para tratamientos oncológicos

¿Qué diferencia existe con respecto a la depresión crónica o puntual? La mayor parte de las personas que padecen depresión se encuentran peor en los meses más fríos, mientras que las personas que tienen trastorno afectivo estacional se sienten bien el resto del año. En cuanto a su origen, se desconocen con certeza sus causas: diversas investigaciones apuntan a una producción excesiva de melatonina, falta de vitamina D, alteraciones en los ciclos circadianos y poca segregación o desequilibrio de serotonina. 

Lo habitual para categorizar que una persona padece SAD implica que la sufra durante dos años consecutivos. Afecta a un volumen considerable de población: entre un 10% y un 20% padece el trastorno de forma leve y entre un 4% y un 6% de forma grave. Tienes más riesgo de padecerla si superas los veinte años, mientras que tiene más incidencia en la juventud. Su prevalencia es cuatro veces mayor en las mujeres.

Cómo prevenir y combatir el SAD

  • Haz actividades al aire libre. Realiza ejercicio suave, preferiblemente en el exterior y con la mayor frecuencia posible. Así, recibirás más luz natural y por ende, vitamina D, combatiendo la depresión.
  • Cuida tu horario de sueño.  Es importante cuidar tus horarios de sueño, no beber alcohol de noche y tampoco pasarse con el consumo de bebidas energizantes y estimulantes como la cafeína.
  • Algunas personas reciben fototerapia. Se trata de una técnica concebida para reemplazar la luz del sol que no llega durante los meses de otoño e invierno. Las cajas de fototerapia tienen una intensidad de 10.000 lux y se usan de veinte a treinta minutos diarios al despertarse por la mañana. Cerca de la mitad de personas con SAD precisan combinar medicación, fototerapia y terapia cognitivo conductual (TCC), que también ayuda a no recaer.
  • Cuida tu alimentación. Apuesta por alimentos ricos en triptofano, otros que te permitan segregar melatonina, vegetales frescos de temporada como la calabaza, legumbres, frutos secos, aceite de oliva, pescado y fruta.
  • Buena compañía. Además de aficiones creativas o la práctica de deporte, la compañía de los seres queridos es fundamental para prevenir la aparición del SAD. Acudir al cine, pasar tiempo con amigos, planificar cenas, hacer caminatas o salir a recoger setas ayuda. Disfruta de la parte positiva de estas estaciones: ver la nieve, fotografiar el paisaje, retirarse al calorcito del hogar a leer o ver una buena película…

¿Qué es el efluvio telógeno y en qué consiste?

¿Qué es el efluvio telógeno y en qué consiste?



¿Qué es el efluvio telógeno y en qué consiste?

Cuando hablamos de alopecia, pocas personas saben qué es y en qué consiste el efluvio telógeno. En este artículo te explicamos las bases de este problema. Sus factores. Cómo se lleva a cabo el diagnóstico o si existen medidas para paliar este tipo de pérdida de cabello. Pero empecemos por el principio.

¿Qué es el efluvio telógeno y en qué consiste?
NHC Centros Capilares y Soluciones para tratamientos oncológicos

¿Qué es el efluvio telógeno?

En términos médicos, se conoce como efluvio telógeno a uno de los tipos de alopecia más comunes después de la alopecia androgénica. Su origen se debe a una anomalía en el ciclo de crecimiento del cabello. Lo que da origen a una perdida excesiva de pelos en la fase telógena.
Precisamente si atendemos a la etimología de la palabra efluvio, esta procede del latín effluvium (ex: fuera y fluo: fluir, emanar). Significa desprender o soltar. Es decir, nos encontramos con una caída de pelo más intensa de lo normal. Según la fase del ciclo que esté alterada, hallamos el telógeno y anágeno, aunque solamente nos centraremos en el primero.
Los factores que pueden desencadenar el padecer un efluvio telógeno son diversos. Estrés psicológico -originado por un duelo, una separación o una mudanza-. Anticonceptivos hormonales, infecciones agudas, parto, fiebre alta, algunos fármacos -enalapril, la levodopa, la carbamacepina, el litio, algunos beta-bloqueantes, el interferón o la ciclosporina-, dietas hipocalóricas o restrictivas de determinados aimentoa, intervenciones quirúrgicas, hipertiroidismo e hipotiroidismo.

En lo tocante al momento en el que sucede, se presenta de dos a cuatro meses después de que la causa detonante haya actuado sobre la fase telogénica del folículo piloso.

¿Es recuperable?

Cuando el factor causante cesa, lo normal es que se produzca la recuperación total. Mientras que cuando la causa que origina este tipo de alopecia no está clara se denomina efluvio telógeno idiopático, los dos tipos habituales son el agudo y el crónico. El primero es una caída difusa y reversible, más brusca y repentina que la calvicie común o alopecia androgénica.

¿Cómo se diagnostica?

El problema se diagnostica habitualmente mediante exploración física y anamnesis -tracción suave que permitirá saber cuántos cabellos se desprenden de golpe-. También se pueden realizar estudios analíticos o pruebas diagnósticas más complicadas en los casos en  los que no se tenga claro si hay enfermedades no diagnosticadas.

Como decimos, son raros los casos en los que se produce una alopecia universal, aunque todo depende de la duración y gravedad de la causa, así como de la cantidad de folículos afectados. Por ejemplo, ante la anemia se deberá incrementar o suplementar hierro, mientras que un efluvio telógeno propiciado durante el postparto se pueden precisar ciertos complejos vitamínicos.

Conservar la calma e intentar reparar el estrés psicológico es fundamental dentro del proceso, ya que la preocupación puede perpetuar el efluvio telógeno y cronificarlo, algo que se sucede en personas con cuadros depresivos, ansiedad, trastornos alimentarios o cáncer.
Lo normal es que no exista de todos modos un daño irreversible en la raíz del pelo y que en un período entre seis y doce meses tras la suspensión de la causa el paciente se recupere. Un síntoma visible de ello es la aparición de nacimiento de cabello, plasmada en pequeños pelos finos y cortos en el borde del cuero cabelludo.