NHC

NHC

5 señales que alertan que tu pelo está débil

5 señales que alertan que tu pelo está débil



5 señales que alertan que tu pelo está débil

Tu cabello no se torna frágil, débil o quebradizo de forma súbita, sino que la baja calidad y el mal estado de salud obedecen a una serie de factores. Para saber que tu melena no anda bien, existen señales que alertan de que tu pelo está débil. 

Hoy repasaremos algunos de estos signos para que puedas detectarlos a tiempo y tomar las pertinentes decisiones para mejorar la salud de tu cabello. Puede que tu alimentación esté siendo insuficiente. Puede que no te estés lavando el pelo, que estés usando en exceso el secador o que no escojas los productos de higiene adecuados.

5 señales que alertan que tu pelo está débil
NHC Centros Capilares y Soluciones para tratamientos oncológicos

Tu pelo esta débil: 5 síntomas que lo indican

  • Menor densidad capilar. Si percibes que tu volumen ha cambiado y que tu pelo está menos denso puede suceder que exista algún problema de caída o incluso, un comienzo de alopecia que es importante detectar de forma precoz para aplicar el tratamiento adecuado. También puede indicar debilidad de los folículos pilosos.
  • Tus cabellos se rompen con facilidad. El pelo quebradizo es otro claro síntoma de debilidad.  Se detecta cuando notas hebras que se rompen cuando te peinas, tratas de peinar o incluso al pasar los dedos por el cabello. Si el bulbo está conectado, esto significa que su folículo piloso está dañado. Puede haber un vínculo con una alimentación deficiente o un problema capilar.
  • Textura desigual. Cuando pasas los dedos por un mechón de tu cabello, observa cómo lo percibes. ¿Lo sientes suave e uniforme en todo momento o hay protuberancias notables? Las protuberancias y la textura desigual de un mechón de cabello indican que tu melena puede estar sufriendo daños y que hay huecos en las células proteicas.
  • Puntas abiertas notables. Las puntas abiertas normalmente aparecen alrededor de 6 a 8 semanas después de un corte de pelo. Sin embargo, el cabello dañado desarrolla puntas abiertas demasiado pronto, sobre todo en el caso del cabello encrespado, que es el tipo más propenso a las puntas abiertas. Si nota que los extremos de los mechones de su cabello son frágiles y se parten menos de un mes después de un corte, tu pelo está débil y dañado.
  • Apariencia opaca. Si tu melena aparece opaca, floja y sin vida, tu cuero cabelludo y tu melena han sido sobreexpuestas a demasiados productos químicos o incluso a la contaminación. La extrema sequedad, el pelo enmarañado y la textura mate y sin brillo indican falta de proteínas, exceso de productos perjudiciales para el cabello o cutícula dañada.

Como siempre recordamos que la caída normal se sitúa entre 50 y 100 cabellos diario. Por encima de ello, la caída también es un fenómeno al que mirar con lupa.

5 claves para que el pelo seco no sufra en invierno

5 claves para que el pelo seco no sufra en invierno



5 claves para que el pelo seco no sufra en invierno

Cada tipo de cabello es un mundo y exige unos cuidados diferentes, así como unos productos específicos. Hoy queremos contarte cómo cuidar mejor el pelo seco en invierno. Si en otros momentos compartimos contigo algunos remedios para evitar la sequedad o las mejores mascarillas para el pelo seco, en esta ocasión queremos ayudarte a que tu melena tenga la mejor salud y aspecto posible en la época más fría del año.

Durante el invierno el pelo puede perder vigor, brillo y elasticidad. A la caída estacional propia del otoño se une el exceso de humedad, el contacto del pelo con la lluvia o con la nieve, el frío extremo, los cambios bruscos de temperatura, el mayor uso del secador y un largo etcétera. ¿Qué hacer si tienes el pelo seco en invierno? Por lo pronto, seguir las siguientes recomendaciones.

5 claves para el pelo seco en invierno

  • Protege tu melen. Ante las precipitaciones abundantes o el frío, es importante cuidar de tu cabellera. Por eso, te recomendamos no olvidarte del paraguas en casa y además, usar gorro. Reducirás el estrés al que sometes a tu pelo y evitarás el exceso de humedad. Guantes, orejeras o bufanda también son bienvenidas: es importante tener la nuca o las orejas calentitas.
  • Hidratación a tope. Al igual que el frío agrieta tus labios o afecta negativamente a tu piel, también incide sobre tu cabello, que pide a gritos que lo hidrates. Emplea un champú y un acondicionador hidratantes y específicos para pelo seco durante estos meses. Además, prepara tus propias mascarillas caseras con ingredientes como aloe vera, yogur, plátano, miel, aceite de oliva, aguacate o huevo.
  • Evita el secador en la medida de lo posible. El aire seco y caliente del secador es perjudicial para tu cabello. Intenta reducir la frecuencia de lavado para que no sea diaria, y cuando te lo seques, mantén una distancia mínima de al menos veinte o treinta centímetros entre el secador y tu melena, optando por una temperatura fresca o tibia. Tampoco abuses de las tenacillas o de la plancha del pelo, que resecarán y debilitarán todavía más tu cabello. 
  • Menos es más. Opta por productos naturales, no eches demasiada cantidad y no abuses de espumas, gominas, sprays y otros productos para el cabello, ya que lo estresan y resecan todavía más. Puedes optar por los champús en pastilla, más ecológicos y respetuosos con el medio ambiente.
  • Sanea tus puntas abiertas periódicamente. Córtate las puntas en algún momento del invierno, entre 5 y 15 centímetros dependiendo de lo estropeado que esté tu pelo. Así, prevendrás problemas como un incremento de la sequedad y por supuesto, las puntas abiertas.

Para terminar, tanto si tienes el pelo seco como graso, no olvides cuidar tu alimentación, relajarte a la hora de dormir, practicar ejercicio habitualmente y optar por buenos hábitos, desdeñando el tabaquismo y el consumo de alcohol.

5 claves para que el pelo seco no sufra en invierno
NHC Centros Capilares y Soluciones para tratamientos oncológicos

Hábitos saludables durante la quimio para encontrarte mejor

Hábitos quimioterapia



Hábitos saludables durante la quimio para encontrarte mejor

Durante la quimioterapia es habitual experimentar desagradables efectos secundarios como dolores, entumecimiento, fatiga, problemas estomacales e intestinales, debilidad muscular, temblores, úlceras en la boca o garganta, falta de apetito o caída del cabello. El mejor modo de procurar el mejor estado posible de salud y evitar su aparición o reducir su incidencia es mantener un estilo de vida saludable.

Hábitos quimioterapia
NHC Centros Capilares y Soluciones para tratamientos oncológicos

Hábitos saludables que debes mantener  durante la quimioterapia es esencial para luchar. Si te diagnostican cáncer y estás a punto de comenzar tu tratamiento de quimioterapia, estos son algunos de los consejos acerca de los hábitos saludables más recomendables por parte de organismos internacionales y asociaciones especializadas que debes seguir y mantener en el tiempo. Estos te ayudarán a encontrarte mejor a nivel físico, pero también en el plano emocional y de la salud mental.

Hábitos saludables durante la quimio para encontrarte mejor

  • Plan de dieta saludables. Comer sano te ayudará a reducir la fatiga, la ansiedad o el insomnio, te procurará fuerzas y mejorará tu sistema inmunitario. La planificación previa a la hora de acudir al supermercado o elaborar con antelación tu menú semanal te serán de gran ayuda.
  • Aumenta las calorías y no olvides las proteínas. Este macronutriente es fundamental para reconstruir el tejido sano. Es aconsejable comer en los momentos en los que sabes que tu apetito será más fuerte, algo que te ayudará a sortear los problemas de falta de apetito. Entre las proteínas que debes incluir en todas las comidas destacan pollo, pavo, pescado, huevos, yogur griego, requesón, lentejas, nueces, semillas, tofu y leche.
  • Bebe mucho líquido a diario para mantenerte permanentemente hidratada: El agua suele ser el mejor líquido para beber, aunque puedes apostar también por infusiones, bebidas vegetales, leche o zumo natural. Se recomiendan unos ocho vasos diarios de líquido aunque la cantidad dependerá de tu altura, edad, género, peso y condición física.
  • Ten mucho cuidado y evitar las infecciones. No visites a familiares o amigos que puedan tener gripe o cualquier otra enfermedad contagiosa, ya que durante el tratamiento estarás más vulnerable. Limpia a fondo todas las frutas y verduras que consumas para evitar la intoxicación alimentaria, y cocina la carne, el pollo o el pescado adecuadamente.
  • Actividad física sanadora. El deporte te servirá de gran ayuda, por lo que es recomendable realizar ejercicio ligero a moderado con la mayor frecuencia posible, todos los días o en varias ocasiones a la semana. Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer, la investigación sugiere que el ejercicio no solo es seguro durante el tratamiento del cáncer, sino que puede mejorar los efectos secundarios comunes, como la fatiga y la debilidad. Por lo general, se aconseja a los pacientes que hagan ejercicio a una intensidad más baja para evitar lesiones.
  • Evita la desnutrición. Este problema puede conducir a malos resultados y retrasos en el tratamiento. Para protegerte contra ella. Apuesta por mantener al menos tres comidas al día, además de refrigerios. Asegúrese de incluir todos los grupos de alimentos.
  • Pésate todas las semanas. La pérdida de peso puede conllevar peores resultados en el tratamiento. Incluye en tu dieta alimentos proteicos -desde legumbres a huevos, marisco, soja o quinoa-, una gran variedad de vegetales y verduras frescas. Intentando abarcar todos los colores, productos lácteos bajos en grasa, granos integrales y verduras con almidón. También  grasas nutritivas como el aguacate, el aceite de oliva, las semillas o  los frutos secos.
  • Da prioridad a los alimentos vegetales. Una dieta basada en plantas te aportará  vitaminas, minerales y fitoquímicos necesarios para ayudar a su cuerpo a combatir el cáncer. Cuando planifiques tus comidas, trata de cubrir la mayor parte de cada plato -al menos dos tercios- con alimentos vegetales. Frutas, verduras, legumbres y granos integrales. El resto del plato puede incluir alimentos de origen animal como pollo, pescado, huevos, queso y yogur.

Estos han sido los hábitos saludables durante la quimio para encontrarte mejor, pero a lo largo del blog encontraras mas recomendaciones útiles. Noticias sobre el cancer, y artículos de interés.

Cómo explicar a tus hijos que tienes cáncer

Cómo explicar a tus hijos que tienes cáncer



Cómo explicar a tus hijos que tienes cáncer

Explicar a tus hijos que tienes cáncer no es nada sencillo. Es un proceso delicado y complejo en el que mezclan muchas sensaciones -miedo, angustia, dolor, tristeza- y que requiere paciencia y gestión e inteligencia emocional. En este artículo pretendemos aportarte algunas de las claves más importantes que debes tener en cuenta a la hora de sentarte a comunicarles la noticia a los más pequeños de la casa y lograr que comprendan la nueva situación a la que la familia se enfrenta.

Cómo explicar a tus hijos que tienes cáncer
NHC Centros Capilares y Soluciones para tratamientos oncológicos

Lo primero es que no debes juzgarte por temer la conversación. Es normal tener miedo de herirlos, no saber encontrar las palabras o darle vueltas a la inquietud hasta sentar definitivamente a tus hijos. Puedes echar mano de algunas de las siguientes directrices y consejos para afrontar la situación.

5 consejos para explicar a tus hijos que tienes cáncer

  • Espera a tener a mano toda la información: La precisión, la confianza y la claridad son fundamentales a la hora de explicar esta enfermedad. De este modo, procura no andarte con medias tintas y esperar a tener un diagnóstico en firme. Para generar seguridad es importante explicar en qué consiste el cáncer y cuál será el tratamiento que seguirás. 
  • No asumas sus conocimientos: Puede que creas que al tener contacto con la televisión, Internet o información que ha escuchado en el colegio, tu hijo sabe lo que es el cáncer. En realidad, es probable que su idea sea inexacta y que debas resolver sus dudas, optando por supuesto por una versión simplificada y adaptada a su edad. No es lo mismo explicar el cáncer a un niño de seis años que a uno de once.
  • Pide una ayuda profesional: Si no te ves con fuerzas o no sabes explicarlo bien, así como si tu hijo no lo comprende, se lo toma a mal o rehúsa hablar del tema, puedes pedir al pediatra de tu hijo que te ayude, o acudir a un psicólogo profesional. La terapia familiar es especialmente importante si tu hijo lo pasa especialmente mal y experimenta problemas de concentración, mala conducta, ansiedad o insomnio.
  • Busca material didáctico: Puedes encontrar cuentos especializados para comunicarle a tu hijo que tienes cánceren esta lista recopilamos algunos-, con historias, dibujos y personajes que ayudan a que asuma la situación, así como películas, gráficos o viñetas. Tú puedes recurrir a vídeos de YouTube, blogs y canales especializados para encontrar mejores estrategias de comunicación y hablar con los más pequeños de la casa.
  • Dale tiempo y espacio: No te alarmes si al comienzo tu hijo está callado o en la conversación inicial no te hace ninguna pregunta. Precisa estar a solas, pensar, tomar conciencia de la enfermedad y procesar la información adecuadamente antes de enfrentarse a la nueva situación. Es importante no obligarlos a revelar sus sentimientos pero recalcar que siempre que lo necesite puede hablar contigo y preguntar cualquier duda, así como expresar sus emociones. Algunas de las preguntas más frecuentes sobre el cáncer en niños son las siguientes:
    • ¿Vas a morir?
    • ¿También tendré cáncer cuando crezca?
    • ¿Se te caerá el pelo?
    • ¿Tengo que decírselo a mis amigos?
    • ¿Quién cuidará de mí si no puedes?
    • ¿Por qué tienes cáncer?
    • Si te pasa algo, ¿qué me pasa a mí?
    • ¿Cuándo desaparecerá el cáncer?

Especias que previenen el cáncer (y que debes incorporar a tu dieta)

Especias que previenen el cancer



Especias que previenen el cáncer (y que debes incorporar a tu dieta)

Las especias son, dentro de la alimentación, excelentes aliadas para combatir numerosas enfermedades, sentirte mejor y reducir el riesgo de padecer diabetes, obesidad o algunos tipos de cáncer. Sus componentes y nutrientes específicos pueden impedir la formación de células tumorales, combatir la inflamación o depurar tu organismo.

Centrándonos en la prevención del cáncer, estas son algunas de las hierbas y especias más importantes que deberías incluir en tu dieta.

Especias útiles para prevenir el cáncer que no pueden faltar en tu cocina

  • Ajo: Es el propio Instituto Nacional del Cáncer el que indica la relación entre la subida de la ingesta de ajo y la reducción de alguno tipos de cáncer como el de mama, páncreas, estómago, colon y esófago, según señalan diversos estudios demográficos. Esta hortaliza tan destacada en la dieta mediterránea contiene compuestos orgánicos de azufre con propiedades anticancerígenas que además, fortalecen el sistema inmune.
  • Jengibre: De dilatado uso medicinal por parte de tradiciones milenarias, el jengibre tiene propiedades antitumorales, como la sustancia 6-gingerol, que previene el cáncer colorrectal. Una investigación reciente elaborada en la Universidad estatal de Georgia logró reducir el tamaño de los tumores de próstata hasta un 56% en roedores gracias al extracto de jengibre. También es antivomitivo, bueno para el aparato digestivo y reductor del colesterol malo. Se recomiendan entre tres y diez gramos de jengibre fresco al día.
  • Canela: Esta especia, cuyo olor y sabor se deben al cinamaldehído, tiene grandes propiedades para tu salud y metabolismo. Reduce los niveles de LDL, tonifica el estómago y alivia la acidez y además, favorece la circulación y es antioxidante.
  • Cúrcuma: La reina de la cocina asiática es uno de los más potentes antiinflamatorios conocidos, que además, mejora la concentración, la memoria o el estado de ánimo. En su composición destaca la curcumina.  Esta sustancia es polifenol antixoidante que bloquea proteínas relativas al cáncer gastrointestinal y destruye las células cancerígenas. En la India se consume a diario una proporción media de 1,5 a 2 gramos.
  • Orégano: Existe una sustancia presente en esta rica hierba llamada carvacrol. Pues bien, según un estudio realizado en la Universidad Long Island es capaz de originar la muerte célular de los tumores de próstata.
  • Pimienta cayena: Actúa como agente tóxico para las células cancerígenas, es antioxidante y su capsaicina es la sustancia responsable de prevenir el cáncer de intestino, colorrectal y de próstata. De regalo, diversos estudios científicos confirman que el picante puede alargar la vida.
  • Tomillo: Buenas noticias si te gusta condimentar tus platos con el delicioso tomillo -o degustar infusiones a partir de esta hierba-. En el tomillo abundan flavonoides y terpenos, con efectos citotóxicos para matar las células cancerosas.
Especias que previenen el cancer
NHC Centros Capilares y Soluciones para tratamientos oncológicos

7 consejos para que tu pelo no se estropee en la playa

7 consejos para que tu pelo no se estropee en la playa



7 consejos para que tu pelo no se estropee en la playa

7 consejos para que tu pelo no se estropee en la playa
NHC Centros Capilares y Soluciones para tratamientos oncológicos

¿Estás harta de que tu pelo se estropee en la playa? La brisa marina, la arena, el salitre, el sonido de las olas o los baños plácidos al ponerse el sol son un excelente potenciador de nuestra salud física y mental. Pero el contacto regular con la playa en verano exige que tomemos algunas medidas de protección para el cabello, especialmente con respecto al sol.
Si quieres cuidar tu pelo este verano -y de paso, tu piel-, presta atención a las siguientes recomendaciones. Por supuesto, ten cuidado de las insolaciones. No tomes el sol durante muchas horas seguidas y opta por un ambiente fresco y guarecido en las horas centrales del día o durante una ola de calor.

7 recomendaciones para cuidar el pelo en la playa

  • Moja tu pelo en agua fresca antes de zambullirte en el mar. Aunque te parezca raro, se trata de un truco muy efectivo. Pasar por la ducha de agua dulce de la playa y refrescar tu cabello previamente te ayudará a tener una capa protectora que evitará que el 100% del agua salada no sea absorbida por tus mechones.
  • Bebe abundante líquido. La hidratación es especialmente importante durante los meses de verano. Tanto para el cabello como para la piel. Ya que agentes externos como el sol, el viento y el agua salada deshidratarán tu piel, cuanto mejor hidratada esté, menos daño causará.
  • Utiliza gorra o sombrero. Llevar visera, gorra o un sombrero te ayudará a combatir el efecto de secado que el sol tiene en tu cabello (y cuero cabelludo).
  • Usa spray protector. Sobre todo en los días que tengas planeado pasar muchas horas en la playa. Una solución es rociar tu cabello con spray protector antes de salir y a lo largo de todo el día. Es especialmente recomendable si tienes el pelo teñido para evitar que el color se desvanezca prematuramente. ¡Y no olvides echarte crema de protección solar en la raíz si la tienes visible! También puedes llevar un acondicionador en seco. 
  • La crema del sol, mejor en spray. Tanto para tu piel como para tu cuero cabelludo -no hay que olvidarse de él a la hora de protegerse de los peligrosos rayos UVA-, es fundamental que la crema sea a base de aceite, ya que de este modo te aportará una inyección extra de humedad para combatir los efectos de secado del sol y la sal.
  • Descanso de fuentes de calor. No te planches el pelo ni utilices tu secador durante tus vacaciones en la playa para no castigar excesivamente a tu cabello con temperaturas demasiado elevadas. Deja que seque al aire y dale ese merecido descanso un par de días antes de ir a la playa para que no sea tan vulnerable a los efectos del sol y la sal.
  • Utiliza mascarilla hidratante con mayor frecuencia. Para contrarrestar los efectos que el agua del mar, la humedad, el sol o el calor tendrán sobre tu melena y cuero cabelludo, deberás utilizar mascarillas hidratantes. Puedes apostar por elaborarlas de forma casera. En el siguiente enlace te proporcionamos hasta cinco ideas distintas y deliciosas como la mascarilla de miel y plátano o la de aceite de oliva, aguacate y huevo.

¿Ya sabes cómo cuidar tu pelo este verano?

Qué es la astenia primaveral y cómo superarla con éxito

Qué es la astenia primaveral y cómo superarla con éxito



¿Qué es la astenia primaveral y cómo superarla con éxito?

Desde la pasada madrugada la estación primaveral ha irrumpido con fuerza en nuestras vidas. Aunque se trata de una estación hermosa de días largos y frescos, flores y paseos en el exterior, más planes sociales y tiempo al aire libre, también viene acompañada de una silenciosa enemiga. La astenia primaveral, que afecta especialmente a las mujeres. Que se caracteriza por cambios en el sueño y en el apetito, ansiedad, fatiga o somnolencia, además de bajo rendimiento y desconcentración.Qué es la astenia primaveral y cómo superarla con éxito

En términos clínicos, astenia significa cansancio. En torno a la astenia primaveral no existe un consenso científico claro sobre sus causas. Conocemos que afecta al 2% de la población, afectada durante el comienzo de la estación y que experimenta los síntomas negativos de este fenómeno. Si duermes menos o mal -especialmente tras el cambio horario-, tienes sueño durante el día, falta de energía y de hambre, tristeza, dolor de cabeza y agotamiento físico y mental, podrías padecer astenia primaveral.

Eso sí, las buenas noticias son que es leve y pasajera. Su origen podía combinar factores ambientales y endógenos -estos últimos todavía no esclarecidos-. Estos conllevan a que algunas personas se vean afectadas por los cambios climáticos. Se agravan por estrés, problemas hormonales o una alimentación negativa.

La astenia propicia que disminuyan hormonas asociadas a la alegría y la felicidad. Como la serotonina olas feniletinaminas, aumentando el cortisol -la hormona del estrés- o experimentando cambios en la secreción de la melatonina debido a más horas de luz solar, variación en la presión de la atmósfera y aumento de las temperaturas.

Trucos para superar la astenia primaveral

  • Come bien. Rechaza procesados, ultraprocesados, carne roja industrial, grasas trans y saturadas, azúcares refinados y bebidas carbonatadas. Incorpora a tu dieta frutas, vegetales crudos y frescos, pescado azul, frutos secos, aceite de oliva y bebe mucha agua. Especias como la cúrcuma, carnes magras, aguacate, nueces o salmón son excelentes para mejorar tu estado de ánimo. Reduce oe vita las cantidades de cafeína y alcohol, que pueden provocarte somnolencia, ansiedad y fatiga.
  • Acuéstate y levántate a la misma hora. Respeta las ocho horas de sueño y alimenta tu ciclo circadiano con horarios regulares. Para no interrumpir la segregación de melatonina es ideal que duermes a oscuras, en lugar tranquilo, fresco y seco y sin tecnología. Cena al menos dos horas antes de dormir y antes de meterte en cama, dedícate tiempo. Haz yoga, lee, escucha música o medita. También puedes tomar alguna infusión relajante.
  • Deporte suave. El ejercicio físico moderado te ayuda a segregar endorfinas y serotonina, descansar mejor y regular tu apetito, reduciendo el estrés y la ansiedad. Pilates, natación, senderismo o salir a caminar son buenas opciones. No optes por el ejercicio extremo.

Cómo puede afectar la llegada de la primavera a tu pelo

Cómo puede afectar la llegada de la primavera a tu pelo



¿Cómo puede afectar la llegada de la primavera a tu pelo?

Son muchas las personas que tienen dudas acerca de la llegada de la primavera y cómo esta estación afecta al pelo. Muchas mujeres perciben una mayor caída o fragilidad del mismo. Efectivamente, a lo largo de estos tres meses es mas frecuente que el cabello se caiga. Sobre todo respecto a otras estaciones como el verano o el invierno. Un fenómeno que se conoce como caída estacional. Ahondemos en ello.Cómo puede afectar la llegada de la primavera a tu pelo

Recordamos que de media lo habitual es tener unos 100.000 pelos en la cabeza, perdiendo entre 50 y 100 cada día. Estas cifras no suponen ningún problema capilar. Aunque veamos pelos en la almohada tras dormir o en el cepillo cuando nos desenredamos el pelo después de la ducha no constituye ningún indicio de alopecia. De hecho, gracias al ciclo de vida del cabello recuperamos el pelo con la misma velocidad con la que lo perdemos.

Cada cabello cuenta con tres fases. La primera es la de crecimiento. comprendida entre los dos y los siete años. Cuando cada diminuto pelo emerge tras nacer de su pertinente folículo piloso. El período de transición dura cerca de tres semanas. Es cuando el cabello para de crecer tras nutrirse, perdiendo agarre con respecto al cuero cabelludo. Finalmente, la caída equivale a la fase de reposo, que suele durar entre dos y cuatro meses y que precede a la caída natural. Este es el ciclo normal, aunque la alopecia provoca que no exista reemplazo o que el equilibrio se rompa.

Aunque no exista consenso científico sobre la caída estacional, esta es reportada por multitud de mujeres. Las causas oscilan. Desde la coincidencia en la fase capilar -que propicia que se pierda bastante cabello a la vez, aunque el fenómeno es totalmente normal- a las alteraciones hormonales. También a modificaciones alimenticias -la caída puede deberse a la carencia de minerales como hierro, selenio y zinc, las vitaminas A, B y C o proteínas-. Los problemas emocionales, ansiedad o estrés crónico. Esto provoca estar más nerviosos o cansados, afectando al pelo. Otra posibilidad es que estemos castigando de más el cabello con exceso de productos, secador o planchas. Demasiada exposición al sol en período primaveral o contacto con el cloro de la piscina o el salitre del mar.

¿Qué hago en mi cabello con la llegada de la primavera?

Si detectas que tu pelo se cae más durante la primavera resulta esencial que repares. Debes ahondar en las causas del problema. Detecta si la caída es normal y sobre todo, modifiques tus hábitos si estos pueden tratarse del origen de la pérdida. Cuida y enriquece tu alimentación. Alimentos imprescindibles como vegetales frescos, fruta, frutos secos, pescado azul o aceite de oliva, claves en la dieta mediterránea. ¡Y no olvides hidratarte lo suficiente!

También es importante sanear tu pelo. Cortándote las puntas. Tener buenas rutinas de descanso, evitar el tabaco y el alcohol. Debes practicar deporte habitualmente y escapar del estrés cultivando tus aficiones. Leyendo, meditando o pasando tiempo con tus seres queridos. Los nervios y las emociones negativas pueden estar detrás de la caída del cabello.

Si la caída es grave, persistente o repentina acude a un especialista para que elabore un diagnóstico, sea o no primavera.